Como comprar online sin perder nuestro trabajo ni el del vecino

amazon no gracias

Esta entrada es una reflexión sobre los beneficios y peligros de las compras online. Ayer visité una tienda de deportes que me gusta mucho por su trato y asesoramiento personalizado en todo lo relacionado con el mundo del running.

La parte triste de la historia, es que después de 5 años, tienen que cerrar. Los argumentos son muy sencillos “Nos hemos cansado de ser el almacén de Amazon”. Esto quiere decir que la gente va a las tiendas físicas a probarse unas bambas, y después acaba comprándoselas online.

Compra online pensando en ti y tu vecino

Como profesional del marketing online, lo último que quiero es criticar el comercio online. Soy el primero en abogar por la modernización del comercio tradicional, así como promotor de las nuevas tecnologías.

Lo que quiero es hacer una reflexión sobre lo que realmente pasa cuando le damos al botón de “comprar” en un ecommerce.

Vale la pena ahorrarte 5 euros y perder tu trabajo?

Si, el comprar online es una realidad, pero también una responsabilidad. Si quieres comprarte una bambas “New Balance”, y en Amazon te salen por cinco euros menos que en una tienda de tu ciudad, vale la pena ahorrarte 5 €?

Puedes pensar que si, pero la realidad es que no. Los beneficios de las ventas de las grandes transnacionales del ecommerce no se queda en tu ciudad ni en tu país (al menos que vivas en los USA). Amazon crea unos cuantos puestos de trabajo en tu país, pero contribuye a eliminar miles  y miles de pequeños y medianos comercios y tiendas, que son las que te dan a tí o a tu vecino, primo o amigo, trabajo.

El trabajo es muy fácil de perder y muy pero muy difícil de conseguir. Estos amigos que ahora cerrarán su tienda de deportes, acabarán trabajando en el Decathlon, que tampoco dejará sus beneficios en España.

Comprar online con la cabeza, no solo con el bolsillo

Yo soy el primero que lo compro “todo” online. Tengo el Premium de Amazon, y compro en farmacias y todo tipo de comercios online. Pero pienso que es momento de pensar un poco mas antes de comprar.

Esa libreta para el cole de mis hijos, que vale un euro menos que en la papelería de la esquina, vale la pena comprarla en Amazon? Ahora no, no quiero ayudar a que mi vecino se quede sin trabajo, al final todos acabaremos pagando directa o indirectamente el que el pequeño y mediano comercio cierre.

Tu negocio necesita tener una tienda online

Mientras mayor sea la oferta, mejor para todos. Volviendo al ejemplo de la tienda de running. Si envez de comprar esas “New balance” en Amazon las acabo comprando en una tienda de Galicia, el problema fue de la tienda de mi ciudad que no supo actualizarse y abrir un ecommerce para ofrecer su producto. Si al final compro en Amazon, estoy perjudicando a todos los comercios de mi ciudad, comunidad y país.

Pero que pasa si lo encuentro en internet por la mitad de precio?

En casos tan extremos como este, la problemática es que el comercio local no ha adaptado sus margenes y no es competitivo. 
Debemos de ser concientes de que no podemos competir con una transnacional en infraestructura y precios, pero podemos repensar dos veces una compra y ver si la diferencia que pagamos vale la pena.

Tags

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top