Las Matemáticas en tu Vida, esa gran Ayuda

las mates en la vida
foto by: Sean MacEntee

Si bien es importante considerar que el aire y el agua son dos elementos esenciales para la vida, me atrevería a afirmar que la matemática es el tercero de ellos. Las matemáticas forman parte de nuestra vida, aún si no tenemos la menor idea de cómo escribir un número o realizar una suma o una resta en el papel.

El hombre en los inicios de la civilización, utilizó las matemáticas para reunir, diseñar o construir los lugares donde decidí a vivir con su grupo familiar. Una antigua leyenda dice que las matemáticas nacieron, cuando un padre envió a su hijo a buscar troncos de leña, se dice que el hijo le trajo una cantidad y el padre mirándolo con gesto desaprobación, le indicó «son pocos», «tienes que traer más». Entonces para establecer que eran muchos o pocos, tuvieron que crear la idea de cantidad y como representarla, es decir tuvieron que crear la matemática.

La Utilidad de las matemáticas

En nuestra vida cotidiana, todo está regido por leyes matemáticas, desde los implementos electrónicos de tu casa, tu celular, tu computadora y las acciones cotidianas de comprar, vender, administrar, calcular. En un hogar o en tu vida personal, o en la empresa es corriente calcular la variación de los precios, la inflación, los porcentajes de adición y descuento.

Los fundamentos de la física cuántica, están basados en el cálculo integral, donde se llega determinar el movimiento de una partícula infinitamente pequeña al ingresar en un campo magnético.

Las matemáticas conforma también una aventura del pensamiento. Nos cabe preguntar si el hombre creó las matemáticas o simplemente las descubrió.

Beneficios de las matemáticas para la mente

Las matemáticas colaboran a construir nuestro pensamiento analítico. La podríamos definir como el pensamiento que se dirige a descomponer las argumentaciones en sus principios o expresiones que la componen, ver las relaciones que hay entre ellas y las conclusiones, con el objeto de juzgar su veracidad o confiabilidad.

Es lo que llevamos a cabo cuando resolvemos un planteo matemático, que es obtener datos, pautar las premisas, observar las relaciones y resolver sistemáticamente las partes con un pensamiento racional.

Si realmente desarrollamos la capacidad de razonar las matemáticas y concurrir a soluciones lógicas, esto nos ayudará para resolver problemas reales que se nos presentan en la vida. Puedes buscar una lógica mejor, investigar las posibles soluciones y relacionar información y datos para obtener una conclusión definitiva.

El pensamiento analítico, estimula el desarrollo de la capacidad investigativa y no permitirá acercarnos a conocer la verdad del mundo que nos rodea. Estas verdades que trabajamos para encontrar, serán frutos de la evidencia y no de las emociones. Es una forma de pensar que nos permite alertarnos acerca a nuestro error, como de otras personas, y evitar el engaño y la manipulación.mates en la vida diaria

Esto resulta posible gracias a las matemáticas que nos permiten razonar claramente de una manera lógica, en base a datos reales que pueden verificarse.

La matemática de la naturaleza según Fibonacci

La matemática está presente en cada aspecto de nuestras vidas, incluso en el relacionado con la naturaleza misma. El número de Fibonacci, es una sucesión que explica de alguna manera como se manifiestan los números en la naturaleza, de forma progresiva e increíblemente se puede encontrar en más de una manifestación natural.

Su creador se llamaba en realidad Leonardo de Pisa, pero también era conocido como Leonardo Pisano, o Bigollo. Su nombre más común, con el que pasaría a la historia de las matemáticas fue Fibonacci. Vivió entre 1170 y 1250. Estudió las matemáticas árabes que entonces estaban a la vanguardia de los conocimientos del mundo,

Fue el autor de cinco obras se que conocieron como Liber Abaci, que significa el libro del ábaco, Práctica Geometriae o Geometría Práctica, El Ramillete De Soluciones De Ciertas Cuestiones Relativas Al Número Y A La Geometría, Carta a Teodoro y Liber Quadratorum o Libro de los números Cuadrados.

La secuencia de Fibonacci surgió para responder a un planteo sobre el crecimiento de conejos en un lugar cerrado a lo largo de un año. El resultado fue una secuencia sorprendente que está presente en más de un aspecto del mundo que nos rodea.

Curiosidades de las matemáticas, «la secuencia de Fibonacci»

Esta sucesión de números inicia a partir del número uno, sumándole el anterior. Al resultado también se le suma el anterior y se repite la secuencia infinitamente. Esto sucede de esta manera:

0+1=1             primer número de la secuencia

1+1=2             segundo número de la secuencia

2+1=3             tercer número de la secuencia

3+2=5             cuarto número de la secuencia

5+3=8             quinto número de la secuencia

8+5=13           sexto número de la secuencia

13+8=21         séptimo número de la secuencia

La secuencia se conforma de esta manera: 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34… hasta el infinito.

Esto se puede repetir, formando un patrón claro que define el desarrollo de fenómenos naturales y está presente en muchos aspectos del conocimiento humano, desde la astrología hasta el arte. Ha sido confirmado por expertos y su presencia en diversos aspectos sigue siendo motivo de asombro incluso en la actualidad.

La presencia del número de Fibonacci en nuestro mundo

El número de Fibonacci está presente en nuestro mundo de forma sorprendente. Por ejemplo, si estudiamos como crecen las hojas en el tallo de toda planta, encontraremos que esta se desarrolla alrededor de este en forma creciente.

Naturalistas y matemáticos notaron que al asignarle una hoja de la base del tallo el número cero, y si luego contáramos la cantidad de hojas desarrolladas hasta llegar a la siguiente en la misma posición, en casi todos los casos, se forma la secuencia de Fibonacci. ¡Increíble!

Si esto no fuera suficiente, en un girasol, la espiral que se forma en su centro tiene 21 líneas que van en una dirección y 34 que van en la otra. Estos dos números están juntos en la secuencia de Fibonacci.

En formas en espiral, como los brazos de una galaxia, se puede observar la presencia de estos números. También se puede observar en el árbol familiar de una colmena, que toma también este ritmo y forma. En las piñas piñoneras también está presente este patrón, dado que la espiral externa e interna en números son números próximos de la famosa secuencia.

El número de oro

En el arte, las proporciones de belleza de en renacimiento está relacionado con estos números. Es en lo que se conoce como la proporción áurea, que definieron los renacentistas como el índice de la belleza y que era 1,618. Si se divide dos números inmediatos de la secuencia de Fibonacci, por ejemplo 34/21 se obtiene el 1,617, que es muy similar.

Esta se puede encontrar en la relación entre la altura de un individuo y la longitud que hay entre el ombligo, hasta la mano extendida, que da como resultado este índice. No es de extrañar que esto se viera reflejado en el esquema del hombre de Vitrubio de Leonardo Da Vinci, el más grande genio de esa época. Aunque no podemos saber si estaba consciente de esto, su trabajo refleja este número de muchas maneras.

Algo similar se puede observar en la música en las sonatas de piano de Mozart. La variable en los primeros movimientos se distribuyen entre 38 y 62 compases, y en los segundos entre 28 y 46. Al dividir cada par, se puede identificar el número áureo.