La práctica hace al maestro, en Marketing y en la vida

La práctica hace al maestro (teoría de las 10.000 horas)

malcom-gladwell-10000-horasLa primera consulta que surge es: ¿es ésta una teoría verdadera? En su libro “fuera de serie” Malcolm Gladwell, expresa el concepto de las 10.000 horas de varias maneras.

Nunca dice que se tardan 10.000 horas para llegar a ser excelente. Esto implica que se busca un obtener un genio o un maestro. Es decir, lograr un valor atípico, no solamente un experto como tantos. Esto es lo que diferencia a un experto en la guitarra y Jimmy Page.

Recordemos que James Patrick «Jimmy» Page, (Heston, Middlesex, Inglaterra, 9 de enero de1944) fue un músico multiinstrumentista y un virtuoso guitarrista de rock clásico británico. Fue conocido por haber sido el miembro fundador del grupo de rock Leed Zeppelin desde 1968 hasta su disolución en 1980. Está considerado uno de los más grandes, respetados y cambiantes músicos y guitarristas de todos los tiempos.

[toc]

La teoría de Gladwell

Expertos en la materia, realizaron estudios que demuestran que hay muchos más factores en juego que sólo 10.000 horas de práctica, pero esto no significa que deberíamos descartar el concepto. A continuación daremos una mirada a Gladwell porque sus demandas son reales y también comprobadas.

Hablar de 10.000 horas puede no ser una ciencia exacta. Aunque como regla de oro es un concepto muy útil. Se requiere un esfuerzo constante y centrado a lo largo del tiempo para lograr el dominio de algo. Vale la pena prestar atención al respecto.

El libro de GLADWELL

¿Cuál es la teoría de las 10.000 horas?

La norma de la 10.000 horas es un concepto ideado por Malcolm Gladwell autor de “Los valores atípicos”. Los valores atípicos cuentan la historia de los grandes modernos como los Beatles, señalando cómo su dedicación continúa a su profesión resultó en el dominio, y en última instancia el éxito.

Si usted no lo sabe, los Beatles (y el equipo, como Paul Allen), trabajaron constantemente todos los días con pasión y enfoque en su oficio. Por ejemplo, los Beatles tocaron todas las noches entre su formación y su ruptura en la cultura pop estadounidense. De manera que cuando los Beatles llegaron a América eran una máquina bien engrasada, en términos de composición de canción. El público devoto, y el rendimiento de la experiencia hicieron el resto.

Los valores atípicos

¿Por qué la regla de 10.000 horas parece que funciona?

La regla de 10.000 horas funciona como una estimación porque la ciencia en gran medida respalda la idea de que se puede » preparar a su discernimiento”. Si nos centramos en jugar solos de guitarra y rasgar durante 10.000 horas, estaremos 100% seguros de que mejoraremos en los solos de guitarra.

Dicho esto, el matiz es el enemigo de lo absoluto, y el concepto 10.000 horas pertenece, por esta razón, a la sección de autoayuda, por su elasticidad.

La práctica no hace la perfección

Por qué 10.000 horas no es una regla exacta

En realidad la idea de las 10.000 horas no es el número exacto de horas necesarias para el dominio de una tarea y el éxito que se puede lograr. El concepto de dominio y la práctica es un tema complejo. La cantidad real de horas necesarias para el dominio y el éxito difiere según la tarea.

Parte del éxito tiene que ver con las coordenadas del espacio-tiempo. O mejor dicho, cuando nacieron y dónde. Por ejemplo, Bill Gates, sólo él es capaz de ser el Bill Gates de hoy porque nació en el momento adecuado. Él pudo haber tenido más éxito hoy en día, pero difícilmente puede llegar a probar teorías como esta.

The Beatles

Hay verdad en esto, los cuatro Beatles trabajaron con un equipo detrás de ellos que incluía a Brian Epstein, George Martin, Klaus Voormann, y Billy Preston. Y algo similar sucedió con los Rolling Stones.

Esto da la pauta de que con frecuencia las 10000 horas no las conforman solo una persona, sino un equipo que aporta su experiencia personal para sumar dicha cantidad de horas. La suma de talentos hace posible un todo.

Parte del éxito tiene que ver con su cableado natural. ¿Cómo está su cerebro preparado para manejar ciertos tipos de información? Se puede ser muy bueno en la conexión de una gran cantidad de información general, pero luchar con detalles exactos.

No todo el mundo tiene los mismos puntos fuertes, así que tenemos que poner nuestras 10.000 horas en lo correcto. Con el punto anterior, las personas pueden compartir un tiempo de 10.000 horas. Si un grupo de diez tiene 1.000 horas cada uno, ¿entonces no se ponen sus cabezas juntas 10.000 horas?

TIP: no toda la gente será «un especialista»

Hace más de 10 años que los psicólogos del mundo debaten una cuestión que la mayoría de las personas consideraría resuelta hace mucho tiempo. Esta pregunta es: ¿existen personas con talento innato?

Entendemos que la respuesta es que sí. En realidad no todos los jugadores de fútbol terminan jugando a nivel profesional. Solamente lo consiguen algunos hombres particularmente talentosos. Debemos tener en cuenta que el éxito se compone de un gran grado de talento más una intensa preparación.

La dificultad de este criterio es que cuando los psicólogos observan las carreras de los mejores dotados, les parece innecesario el talento innato, y si, el desempeño del proceso de preparación.

Estudios sobre el talento

Las pruebas sobre la discusión de la utilidad del talento es un estudio que se realizó a principios los 90 por el psicólogo Anders Ericsson, y dos colegas en la importante academia de música de la ciudad de Berlín.

Ellos organizaron un grupo de violinistas en 3 grupos:

  • En el primer grupo se enrolaron a las estrellas, y a los estudiantes con posibilidades de convertirse en solistas mundiales.
  • El segundo grupo constaban los considerados simplemente buenos.
  • En el tercer grupo los seleccionados tenían pocas probabilidades de llegar a fungir en forma profesional, y podían llegar a ser profesores de música.

Todos estos integrantes, respondieron a la pregunta: ¿cuántas horas ha practicado en total desde que tomó un violín en sus manos?

En estos tres grupos, todos habían comenzado a practicar, rondando los cinco años de edad. Desde ese comienzo todos practicaban la misma cantidad de horas, entre 2 y 4 veces por semana. Pero a partir de los ocho años comenzaron a aparecer algunas importantes diferencias.

Los jóvenes estudiantes que terminaban en los mayores niveles de su clase, comenzaban a practicar mucho más que los demás: seis horas semanales a los nueve años, 8 horas en la semana a los 12, 16 horas a los 14 y así sucesivamente hasta llegar a los 20 años con una práctica de más de 30 horas semanales. En efecto, a los 20 años los intérpretes de nivel, habían logrado más de 10.000 horas de práctica.

Esto comprobó que los estudiantes buenos a secas habían sumado ocho mil horas; y los futuros profesores de música, poco más de cuatro mil.

Las horas de la maestría

La idea de que el estado de excelencia cuando se realiza una tarea con complicidad requiere un mínimo de práctica, tomado como un valor básico, se abre paso una y otra vez en los estudios de la maestría. Por cierto, los investigadores decidieron lo que ellos han considerado como el número mágico de la maestría: 10000 horas.

El crítico de música Harold Schonberg llega más lejos. Mozart, asegura él, en realidad “tuvo un desarrollo tardío”, puesto que no originó sus mejores obras hasta que llevaba más de veinte años componiendo.

Llegar a gran maestro en el ajedrez también parece tomar aproximadamente diez años (el legendario Bobby Fischer alcanzó ese nivel de excelencia en menos tiempo: a él le costó nueve). Y ¿cuánto son diez años? Bien, es alrededor del tiempo que se tarda en completar diez mil horas de trabajosa práctica. Diez mil horas es el número mágico de la grandeza.

En conclusión

Evidentemente, las 10.000 horas significa mucho en la formación de una carrera. Es verdad que se complementan el amor y la inspiración que se logren para lograr resultados, que serán indispensables para poder diferenciar a un experto de un iniciado.

En otras palabras, se trata de la dedicación constante a una tarea, con el fin de conocerla y hacerla mejor cada día.

Imagen:Surian Soosay